Por lo general la compra y venta de inmuebles suele ser un proceso lleno de aristas y factores a tener en cuenta. Comprar barato es algo que con los conocimientos apropiados puede llegar a ser rentable.

Optar por un proyecto inmobiliario y comprar sobre planos, el documento que se firma se denomina “encargo fiduciario”, y consiste en vincular al comprador inicial en la fiducia en la que se depositan los dineros, luego en caso de que desee vender, lo que se hace es una cesión del encargo fiduciario al nuevo comprador.

Comprar un proyecto sobre planos puede tener una rentabilidad de hasta un 20% después de que la obra esté terminada, muchas personas optan por vender los derechos aún sin estar terminada la obra, y allí sin embargo teniendo en cuenta el tiempo en que haya transcurrido su inicio se puede ganar hasta un 10% del valor inicial comprado.

Se pueden considerar algunos riesgos en la compra de dichos proyectos, el primero de ellos es que, si se desarrolle la construcción del proyecto, ello dependerá de que se llegue al punto de equilibrio financiero que permita el inicio de las obras, también se debe considerar que el valor ofrecido para venta si este bajo los precios que maneja la zona y ello nos evitará que nuestra inversión se desvalorice en el momento de la culminación de la obra.

Si la decisión es finalmente comprar un proyecto a una persona natural, se debe acudir a la fiducia si existen dudas, allí se podrá pedir el total del dinero depositado por esta persona y con base a ello realizar nuestra negociación. También se podrá conocer el estado financiero del proyecto con base a los depósitos entregados a la constructora y su programación de entregas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *